lunes, 10 de agosto de 2009

Mercado de San Miguel

Recién restaurado, el Mercado de San Miguel de Madrid (al lado de la Plaza Mayor) se convertirá en una referencia del picoteo de delicatessen y la de la compra gourmet. Tiene 34 puestos todos diferentes (pescadería, frutería, quesos, horno de pan de leña, café de comercio justo, carnicería francesa, vinos generosos, frutos secos, pastelería austríaca, bacalao, pasta fresca, menaje -de diseño-, flores, librería gastronómica, charcutería, bodega...). Son 1.500 metros cuadrados para sorprenderse de lo que hay detrás de los mostradores y tener muy claro el gasto que se va a hacer, estamos hablando de calidad y cuidado en la venta de productos, lo que tiene su precio. El Horno de San Onofre vende sus bartolillos y pestiños, pero también horchata, turrón y helado; puedes encontrar auténtica butifarra catalana o pasteis de Belem portugueses. Nosotros nos homenajeamos con una copa de champán (7,50 euros) y una ostra (2,50) -en un puesto que sólo venden champán y ostras-. El Mercado de San Miguel se inauguró en 1916, tiene estructura de hierro, crestería de cerámica, está acristalado y su suelo es de granito. Pescado de Galicia, melocotones de Lérida, zumos de fruta fresca, jamón de Guijuelo y tarta sacher. Puedes comprar o comértelo allí mismo. No es para ir todos los días, pero sí para darte alguna vez un capricho.

3 comentarios:

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Ha quedado precioso. Y yo también he comprado ostras y champán en ese puesto. Así que a lo mejor coincidimos un día los cuatro. También el de Barceló tiene su encanto, al lado de casa. Seguro que lo conoces.
Saludos

Aventurer@ dijo...

Me pasaré por ese mercado cuando vaya a Madrid. Cuantas delicatessen... Deme, tu si que eres un gran gourmet!

Justo dijo...

Yo también soy admirador de ese mercado.. y en realidad de todos, soy fan de los mercados.

El que más me gusta, el Central de Valencia.