lunes, 17 de agosto de 2009

La Paloma

En el triángulo formado por la Plaza de la Cebada, la Basílica de San Francisco el Grande y la Puerta de Toledo, hubo el pasado fin de semana un ambiente animado de bares y música en la calle. Se trata de las fiestas de La Paloma, posiblemente las fiestas más populares de Madrid. Calle del Ángel, Calatrava, Águila, Tabernillas, La Paloma, Mediodía Grande, Mediodía Chico, Humilladero y, por supuesto, la Plaza de la Virgen de la Paloma, con su iglesia neomudéjar donde está el cuadro que Isabel Tintero encontró y enseñó en su casa desde 1787 con la imagen de la virgen y donde la gente iba a pedirle curaciones. Es un cuadro que pesa tanto que lo tienen que bajar cada año los bomberos. Tomamos una limoná (vino blanco, azúcar, limones y canela) en Vinos 11 (Casa Dani) -un bar que tiene más de 120 años-, vimos un encierro de toros de gomaespuma que asustaban casi tanto como los de verdad, nos dimos una vuelta por Las Vistillas donde había un concurso de gritos de niños y tomamos un mojito (4 euros) en un chiringuito que vendía literatura revolucionaria, probamos en una panadería un mollete de San Isidro (pan relleno de carne picada, cebolla y champiñón), compramos en el restaurante árabe Sinaa unos pastelillos y tomamos un delicioso té de hierbabuena y vimos chulapas moviéndose al compás de un chotis. Por la calle, barquilleros, zancudos, cupletistas y cuentacuentos.

6 comentarios:

Y encima se llamaba Alabama dijo...

Tenía muchas ganas de ir porque venían unos amigos de Polonia, pero justo me quedé en Barcelona ese finde!

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Hola Deme, pues estuvimos allí el 15 por la noche. Fue muy divertido, aunque de castizos lo justo: lo contrario que de borrachos: una multitud.
Saludos.

jordicine dijo...

Te saludo. Esta vez no hemos coincidido en ninguna peli. Ja ja ja. Un abrazo.

Maria Lúcia dijo...

Me gustaría muchísimo conocer.
Saludos.

William De Baskerville dijo...

Has comentado unos detalles que desconocia, y aunque no soy muy de multitudes, me han entrado ganas de tomar una limoná y un mollete de San Isidro.

Para tener que descolgarlos los bomberos, tiene que ser, minimo un tamaño Sorolla pero con Marco Catedralicio.

Saludos!.


Pd: Los guardaespaldas de W. somos nosotros, :D .

Capri c'est fini dijo...

Qué bien suena lo de las fiesta de la Paloma... es como ambiente de verbena en la gran ciudad... un contraste muy sano para no olvidarnos de quienes somos. Y encima es la excusa perfecta para beber, jejeje

Un abrazo.