lunes, 13 de abril de 2009

Tepic

Un mexicano en Pelayo, 4, pero diferente. Los dueños lo definen como "urban mex restaurant" y es una vuelta de tuerca al concepto de mexicano colorista y folklórico, que verdaderamente es una mistificación, como todo lo que se exporta. Esto va de sitio fino, bien decorado (lámparas, cactus, fotografías), en plan luminoso y relajante. El trato es amable, los precios están bien y únicamente encontramos el gran problema de los nuevos restaurantes madrileños: mesas demasiado juntas y pequeñitas para colocar los platos. Además de pedirnos la cerveza Pacífico, tipo clara, refrescante y suave, nos ofrecieron unos totopos (trozos de tortilla de maíz fritos, crujientes) con tres tipos de salsa -dependiendo del chile que se use-: guajillo, pasilla y picosa (ésta echa fuego, como su nombre indica). Riquísimo el guacamole. Como plato principal nuestras opciones fueron alambre con queso (ternera con cebolla, pimiento y bacon, todo picado y mezclado a la plancha con queso) y enmoladas (tres tortillas de maíz que envuelven un relleno de pollo bañados en mole poblano -pimienta, clavo, chocolate, chiles, cebolla...- con crema, queso, cebolla y ajonjolí). Finalizamos con una tarta tres leches (suena tan contundente como exquisita sabe). Tepic es la capital del estado mexicano de Nayarit y, desde ahora, una referencia recomendable en pleno barrio de Chueca.

9 comentarios:

Xavier dijo...

chaval !!! como andas de colesterol ?

Tus salidas gastronomicas siempre me dejan con ganas.

Un saludo con sabor a chocolate,dia de Pascua y aqui la Mona no se la salta nadie.

Justo dijo...

¡Deme, que me tienes ya riendo yo solo, de plena mañana!
No es sólo contar los menús, es que tienes mucha gracia haciéndolo... te deberían contratar de un suplemento de periódico en esos en los que te informan de las tendencias urbanas.. los restaurantes que recomendaras se llenaban fijo, te lo digo yo.

(No conozco este que dices, imagino que es una reacción a la cadena de Barriga llena y La panza es lo primero, que son así como de andar por casa.

Y tienes razón,que últimamente no hay sitio apenas para sentarse y hablar tranquilo en los restaurants..

Un abrazo fuerte

Sintagma in Blue dijo...

Wowwwwwww, qué sabroso suena!

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Se están abriendo este tipo de restaurantes mexicanos pequeños y elegantes en varias ciudades: me gustan, se alejan del sabor-siempre-lo-mismo de los que encontramos en las grandes superficies.
Me lo apunto.

senses or nonsenses dijo...

qué hambre!!!
...y después hubo postre en Chueca? ;-)

un abrazo.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

¡Ay! por fín uno que conozco...Las mesas pequeñas y las sillas de atrezzo, pintadas de colores, pequeñitas, creo recordar, que no cabe el cu...cu.:-)
Pero está bien. El guacamole ese, si era lo verde, es verdad que está buenísimo. Ahora, entre tu y yo, me quedo con "La casa de Extremadura" y un extra en "La Carmencita"...
Pá una vez está bien, pero es que se pasan con el picante...
¡Ternera con cebolla! ¡Te he pillao, que no has hecho lo de la vigilia!:-) (Yo tampoco, siempre se me olvida, creo que el jueves santo me comí una hamburguesa del Burger King y todo:-), por dios la vírgen...
Pues enfrente, en esa calle, ya no sé si está, había un hindú de chuparse los dedos, bastante bueno, un poco carero...
No me creo la palabro de verificación, parece un nombre de comida de un postre o un plato combinao de un pub inglés o del vip's: "Nestnest":-)
Besotes.

Madame X dijo...

Tomo nota para cuando vaya a Madrid (mi cambiada ciudad).

Jo, qué hambre.

Justo dijo...

La Carmencita la han cerrado, Ripley.. una pena porque era un clásico.

Ahora han puesto un italiano en su lugar.

pe-jota dijo...

Está bien el hecho de que las demás gastronomías del mundo se presenten de una forma normalizada alejada de la tópica parafernalia folclórica