lunes, 27 de abril de 2009

Casa Goyo

Desde Guadalajara camino de Cuenca se encuentra en plena Alcarria un lugar llamado Alcocer que además de una iglesia fascinante, transición del románico al gótico, tiene un santuario para hacer mil reverencias: Casa Goyo. Un sitio donde se come maravillosamente, bien de precio y platos llenos hasta arriba. Como quiera que íbamos un buen grupo, pedimos entrantes para compartir. Migas con uvas, morteruelo, salteado de setas con gambas y almejas (delicioso), jamón (finas lonchas bailando en gotas de aceite), revuelto de trigueros y gambas, bonito con pimiento rojo. Sí, había que parar. Porque el segundo estaba por llegar. Algunos, lógicamente no pidieron. Pero sólo los valientes saben que el camino hacia la felicidad tiene maneras muy extrañas de materializarse. Y a mí se me visualizó en la forma de un espectacular rabo de toro (su patata, su zanahoria, su salsita de tomapanymoja). La vida, muchas veces, te coloca ante situaciones que hay que saber llevar con dignidad y buenas maneras. Pedir postre. Pues claro que sí. Un sorbete de mandarina (con una extraña espuma de azúcar caramelizada) y unos hojaldres con nata en forma de cisnes. Glamour total. El servicio es exquisito y lo mejor, que si te sobra, te lo ponen en un tuper y te lo llevas. Sin complicaciones. Adoro la España profunda.

15 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡migas con uvas! Placer absoluto. Yo no las hubiera compartido...

Anónimo dijo...

Pedro seguroque si vas alli, no puedes con todas ellas....ademas del solomillo, que no es solo mio sino de dos, 3 presonas mas, el cordero, y un espectacular san jacobo que no se lo puede terminar nadie......... es una gozada ir a ese sitio

caotico_jq dijo...

Ay, yo es que de pequeño tuve una mala experiencia con las migas y hace mucho que no las pruebo... quizás debiera reconciliarme con ellas.

Anita no sólo es que no tenga asesor: es que no tiene vergüenza.

xD

senses or nonsenses dijo...

se te nota. que para ti, comer es un placer...

un abrazo.

Lola Mariné dijo...

¡Madre mia! Como quien dice acabo de comer, pero se me hace la boca agua con la descripción de esa comida.
Los cisnes con nata si que me los zampaba yo ahora mismo con el café.

Aventurer@ dijo...

Deme, la España profunda como tu bien dices también se pone al dia con el take away de los tuppers.

Me encantan todas esas fotos y los platos que describes,muchos de ellos ya los probé...Por ejemplo el morteruelo lo degusté en una tasca de Cuenca viendo las procesiones de Semana Santa... ¡pero como llena!

Está claro que con la vista se come pues la presentación en los platos es esencial para después degustarlos...Y esos cisnes están diciendo comeme!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Lo del tuper es lo mejor que he leído últimamente en mi vida, dada la alergia-alicaímiento general que tengo últimamente, por lo primaveresco de la situación. Si te meten alguna de esas maravillas en un tuper, no te digo el rabo (de toro), pero el fino jamón bailando en gotas de aceite...¿Podrías traerme un poco a casa, sin compromiso, en plan amistad bloguera?:-)
Estoy que no puedo más, de curro, sobredosis de alergias, y me voy a meter en obras. Por si esto resultara poco, todos los "pollos" que vienen a darme presupuestos (debería cambiar la electricidad mínimo, y dejar el blogoteo ó un día de éstos me dará un calambrazo). Como decía, por si fuera poco, todos los pollos que vienen a darme presupuestos, son tirillas chapuceros que tienen la albañilería ó la electricidad como su segunda vida ó trabajo, siendo el principal (curiosamente de todos), que trabajan en la T-4, en aduanas ó en cosas de Méjicos como la cupletista esa mala:-), todos entran con unas toses horribles y yo con la alergia que tengo, imagina lo que pienso y siento. Ayer tuve un momento de debilidad: "la porcina ya está aquí":-) -pensé (pero creo que es la gramínea aún).
Por favor, un tuper, Deme, si tanto me quieres:-) jejeje.
Besotes.

Camy dijo...

A esa España profunda la he visitado últimamente, pero desconozco Alcocer y Casa Goyo. ahora ya no, he tomado buena nota.
Los nombres de morteruelo, migas, bonito con pimiento, me ha traído de repente un aíre nostálgico de raices.

Un beso

Felipe Sérvulo dijo...

¡Vaya envidia !

Nome Andrés dijo...

Joroba, cuando pueda me escapo hasta ese lugar. Sólo me saltaré el rabo de toro: al resto me apunto. Saludos

jordicine dijo...

Le España profunda? No está mal. Ja ja ja. Un abrazo.

Mery dijo...

Encima te lo dan empaquetadito para llevar a casa el resto.
Una joya tu recomendación. Con la llegada del buen tiempo, allá que iré, si me dejan.
Un abrazo

Xavier dijo...

Seré envidioso?, jamás me había planteado la envidia.
Pero cada vez que comentas tus placeres en la mesa, algo extraño cruza mi mente.
Creo que lo es………..creo que es envidia, lo es. Es envia
Rabo de toro, jabalí con higos, habitas con jabugo, Diosssssssssssss, placeres celestiales.
Piérdete un día por “Can Culleretes” en Barcelona, cerquita de las Ramblas, C/ Quintana 5.
Cocina de mercado, calidad i tradicional.
Imagino que este largo fin de semana también disfrutaras de la mesa ¿no?.
Un abrazo

pe-jota dijo...

Menos mal que me cojes cuando me voy a cenar, es que estas entradas tuyas son un placer para el paladar.

emor55 dijo...

Deme, gracias por tus apuntes gastronómicos. Alcocer y Casa Goyo ya están apuntados en la lista, iremos pronto...
También tomo nota de la sugerencia de "Can Culleretes" en Barcelona. Para quien no lo conozca mi aporación para tapear en Madrid es "Casa Revuelta" en pleno centro -Puerta Cerrada-, donde tienen el mejor bacalao de Madrid y una cocina casera donde destacan las albóndigas y los calamares en su tinta (traen el recuerdo de la infancia).