jueves, 30 de abril de 2009

Tu rostro mañana

Son tres libros: 1 Fiebre y lanza, 2 Baile y sueño, 3 Veneno y sombra y adiós. Escritos por Javier Marías y publicados entre 2002 y 2007, narran la vida de Jacobo Deza, español residente en Londres, separado de su mujer, que lo fichan para trabajar en algo llamado MI6, una especie de servicio secreto dedicado a la interpretación de vidas. La traducción, la percepción y lo que es más interesante, la anticipación de lo que se puede ver en el rostro y en el alma de la gente, es una tarea sólo apta para mentes privilegiadas. "No debería uno contar nunca nada, ni dar datos ni aportar historias ni hacer que la gente recuerde a seres que jamás han existido ni pisado la tierra o cruzado el mundo...". A lo largo de las tres novelas nos encontramos con curiosos personajes: Peter Wheeler (viejo profesor) o Bertram Tupra (jefe de los espías). El poder y descrédito de la palabra, del miedo y de la violencia son ideas en las que Marías indaga. También se habla de la incertidumbre, de la muerte, la vejez, las certezas, el mal, la delación, los secretos, el olvido y del silencio como arma que salva. Es un tipo de literatura en la que los rodeos, los desvíos, las digresiones y las pausas reflexivas confieren un ejercicio de estilo. "No sabemos los juicios que en silencio se siguen haciendo y que por fuerza serán cambiantes, nuestras mujeres y nuestros maridos, nuestros padres y nuestros hijos, nuestros mejores amigos: a ellos los consideramos seguros y a salvo... cuando no cabe duda de que sus rostros varían y para ellos los nuestros..."

8 comentarios:

Justo dijo...

Me falta el tercero.
Aún tardaré un poco, porque en este momento me agota leer, acabo cansado del trabajo, y luego con todo lo del blog.. en verano caerá.

Los dos primeros volúmenes me parecieron extraordinarios. Marías es un escritor de magnitud, va a trascender, estoy seguro. Aunque en el todo a cien de las empresas de comunicación todo se confunda, y figure en el mismo saco que otros y otras que como mucho saben redactar.
A mucha gente le cae mal por su actitud altiva y quisquillosa.
Pero él puede.
Me parece que conjuga lo mejor de las corrientes literarias del XX, la abstracción o la digresión de Proust o de Joyce -como tú dices, puede pasarse decenas de páginas reflexionando apasionadamente sobre una cuestión concreta, y al final te das cuenta de que has leído la mitad del libro y sólo han pasado dos horas de tiempo para el protagonista; aunque esos meandros ya estaban en El Quijote-, y una fuerza evocadora visual tremenda, que recuerda a autores entroncados con el cómic o el cine, o toda la ola reciente de la narrativa posmoderna anglosajona. (A mí hay momentos del segundo volumen que me parecieron tarantinianos, cuando al tonto de la embajada española le hunden la cabeza en el váter con aquella tremenda espada amenazante, el miedo que pasa en esa discoteca.. y al mismo tiempo tenemos en el sofá a una señora angustiada por el paso del tiempo que se enfrasca en unas reflexiones dignas de Musil, están los dos mundos ahí, y todo con un estilo muy personal, él crea frases y parrafadas redondas, que apetece leer una y otra vez, como esa con la que comienza y que transcribes de más vale que uno no contara nunca nada....

De todos los temas que aborda en estas dos primeras partes los que más me impresionaron fueron los del Olvido y la Traición. (Y como entronca todo eso con nuestra guerra, y los datos que al mismo tiempo revela...) Y todo ello también en una tradición detectivesca muy anglo, y con su toque de misterio y sensualidad a lo Wilkie Collins..

¿Se nota que me apasiona? Disculpa este comentariazo.. pero no tengo tu estilo tan depurado de decir tanto con tan poco, y que tanto admiro.

Un abrazo fuerte, disfruta el puente

Justo dijo...

Oye Deme, que no había visto lo del desmadre en la sierra toledana.. y el DJ Todos Tus Muertos.. un poco heavy, me recuerda a la película Nunca en horas de clase..

Mery dijo...

Una amiga mia es una admiradora fervorosa de esta trilogía, y yo , que la hago poco caso. Pero sé que tiene razón, lo sé.
Un abrazo, Deme

Maritoñi dijo...

Siguo de cerca a Javier Marías, pero estoy aprendiendo a leer....

Besos con azúcar glasé.

Aventurer@ dijo...

Pues me has dado una idea Deme porque estoy en un inpass dudando sobre mi proxima lectura y a Marías lo tengo un poco olvidado.

Un abrazo

pe-jota dijo...

Confieso, ¡¡¡¡no los he leído!!!!, hay indulgencia????

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Marías es muy bueno, sin duda de los mejores, he leído cosas suyas, aunque no "Tu rostro mañana", y sus columnas también están muy bien.
Hablando no me cae tan bien, no sé porqué, pero bueno, es muy buen escritor. A mi me gustan también Mendoza, y especialmente Francisco Casavella y Javier Tomeo.
Besotes.

Ada dijo...

No había visto el reportaje fotográfico. Me encanta la foto de la tienda y también la del balcón, tienen mucho encanto.
Besicos, Deme.