sábado, 4 de abril de 2009

Norte de Segovia

Nuestra excursión se centró esta vez en varios pueblos del noroeste de Segovia. Comenzamos con una primera parada en Santa María la Real de Nieva, donde admiramos su maravillosa iglesia mandada construir en 1392 por la reina Catalina de Láncaster, con un claustro que reproduce en sus capiteles escenas de tareas agrícolas y una portada de estilo gótico flamígero, con escenas de la pasión y muerte de Jesucristo. Tomamos un café con magdalenas en el agradable Café España, de ambiente años cincuenta. Nuestro siguiente destino fue el castillo de Coca, levantado por el arzobispo de Sevilla, Alonso de Fonseca, comenzado en 1453 y realizado con ladrillo y argamasa, de aire mudéjar. Desde arriba se puede contemplar un inmenso mar de pinos. Este pueblo es la cuna del emperador romano Teodosio el Grande. Nos fuimos a comer a Chañe, a La Posada de Carmen, una antigua casa de labranza tricentenaria, donde entre otras cosas comimos una deliciosa rosca de queso de cabra con vino dulce, miel y cebolla confitada y un espectacular bacalao al horno con pasas y piñones. Cargados de energía nos dirigimos a Cuéllar donde visitamos el castillo del Duque de Alburquerque y la iglesia de San Martín, donde ofrecen un sencillo pero íntimo espectáculo de luces y música (de Eduardo Paniagua) acerca de las raíces y el sentido de un pueblo en el que convivieron judíos, árabes y cristianos. Un tranquilo y estimulante recorrido.

6 comentarios:

Aventurer@ dijo...

Hola Deme! He viajado de la mano por esos lugares que describes tan intesantes de alrededores de Segovia...
Acabo de descubrir tu blog el cual me parece muy interesante pues reunes en el cultura,gastronomia arte y viajes.
Poco a poco ire leyendo los posts anteriores.
Un saludo

pe-jota dijo...

Desde luego viajar contigo tiene que ser toda una experiencia, ya que sabes sacar partido de todos los lugares que visitas, cosa sólo aplicable a personas observadoras y que saben gozar de la vida.

Madame X dijo...

Tal como lo pintas, entran ganas de irse por esas tierras castellanas ya mismo.

Un abrazo.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Un espectacular bacalao al horno con pasas y piñones me hace falta a mi, majo:-) Qué ricas viandas, y qué zona más bonita, Cuéllar, el Castillo de Coca, cuánto me recuerda a alguna excursión de infancia, precioso e impresionante castillo...
Me he quedado con la música de Eduardo y Gregorio Paniagua en la iglesia, son músicas maravillosas que escucho de vez en cuando, y me pongo. Relajantes y preciosas.
Besotes.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Esa zona es tan hermosa que espero no sea amenazada por el urbanismo...

Mery dijo...

Como tengo mitad de sangre segoviana entiendo muy bien de lo que hablas y conozco esos sitios.
Me alegra que hayas disfrutado la excursión.
Un abrazo