lunes, 29 de diciembre de 2008

Annapurna

Annapurna quiere decir en hindú Comida de dioses. No sé si tanto, pero salimos encantados del estupendo restaurante de Zurbano, 5. Por probar un poco de todo las 5 personas que fuimos pedimos una selección de aperitivos: samosas (empanadillas de verduras), panner roll (rollitos de queso y cebolla), bhajias (cebolla rebozada en harina de garbanzos) y sabzi tikki (pastelitos de patata). Después nos sacaron un especial tandoor (cordero y pollo macerados y asados en horno de barro), dos currys (murgh korma -pollo cocinado con salsa de frutos secos- y rogan josh -cordero preparado con salsa de cebolla, tomate y garam masala-), y un jeenga annapurna (langostinos salteados con semillas de mostaza y salsa de tamarindo). Todo lo regamos con vino rosado español (verdaderamente) y lo empujamos con arroz kashmiri pulao (frutos secos y azafrán) y pulao arasta (aromático) y nan (panes de queso y de semilla de cebolla). En los postres nos esperaba el gulab jamun (dulce de leche en almíbar de azafrán -para entendernos: unas bolitas de masa borrachas y calientes, toda una institución en la India-) y un delicioso té taj mahal (té indio con canela, naranja, cáscara de limón y pétalos de rosa). Total, que los 5 salimos de allí flotando, casi bailando, habiendo experimentado una sensación gustativa curiosa.

9 comentarios:

Gregorio dijo...

¡Mmm! La comida parece deliciosa. Me da hambre de sólo pensarlo. ¡Feliz Año Nuevo!

Pilar M Clares dijo...

Uahuuu, qué placer, y qué hambre da leerlo.
Pensaba: para nosotros es un exotismo comer estos platos, para muchos de la India también, y ostras, hay comida para todos!!!
me indigna eso.

Qué días llevamos, ay
Chinchín

Belén dijo...

Jo, aun a estas horas, yo leo sobre un restaurante y me entra el hambre! jajajajaj

Besicos

Eduardo dijo...

Que peligro, las bhajias. Sin embargo, la cocina india (cono todas las asiáticas, tiene un problema con los postres.
Pero estoy viciado. Cuando alguien me visita en Lisboa, se sorprenden de que los quiera llevar a un indio. Mi suerte es vivir en una ciudad llena de ellos

jordicine dijo...

Pues pinta muy bien. Sana envidia. Feliz 2009.

senses or nonsenses dijo...

con que comida de dioses... tú eres un bon vivant, si es que para alimentar el alma primero hay que llenar el estómago (y no es un juego de palabras con la entrada anterior).
que cierres el año con otra buena cena, y que lo empieces mucho mejor...

besos.

pon dijo...

Nunca he comido en el Annapurna pero si en los indios de Lavapies. La comida india es un vicio total, qué buena!!!!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, conozco el restaurante, se come de fábula, para un extra de Navidad claro que sí, porque es ligeramente carillo (un poco), pero está genial. Creo que sólo he estado una vez (una ó ninguna, como el chiste): bueno, recuerdo una...Y algunas de pasar por delante. Es un restaurante que es una institución, de los más antiguos de comida hindú, ó india, de Madrid. Las samosas ¡Ayyy las samosas! Me pierden...Y los arroces, sobre todo ese con la salsa verde, que no sé cómo se llama...El curry también me gusta, pero ligerito (sólo un poco, que sino es como una enchilada...de no salir vivo).
Un besote, guapo.

pe-jota dijo...

Vaya parece que no puedes acabar el año con una simple tortilla de patatas, jajajajajajajajajaja

Ya de regreso !!!!