domingo, 28 de diciembre de 2008

Estómago

Ganadora de la Espiga de Oro del último festival de Valladolid, obtuvo también el premio al mejor actor para Joâo Miguel que interpreta a un preso cocinero en esta extraña fusión brasileña de drama carcelario y aprendizaje gastronómico. Dos historias avanzan en paralelo, un hombre tímido que encuentra trabajo en un bar friendo coxinhas (buñuelos de harina y carne) y este mismo hombre lo que se supone un tiempo después ganándose el respeto de sus compañeros de celda disimulando la mala calidad de la comida con recetas que la mejoran. Pero, ¿qué es lo que ha hecho este personaje en principio amable para acabar en una prisión?. En fin, digamos que enamorarse de la persona inadecuada, una prostituta hambrienta (de neveras y de cariño) que encarna admirablemente Fabiula Nascimento. Es, pues, una historia de poder y de cómo utilizar las artes que cada uno tiene para abrirse hueco ante los demás. Dirigida por Marcos Jorge, es su segundo largometraje, la ha rodado en Curitiba y alrededores, utilizando decorados auténticos (la cocina, la cárcel) y está basada en un relato breve de Lusa Silvestre. Un cuento negro, una fábula amarga sobre carne, cuchillos y especias.

4 comentarios:

A. dijo...

Ví cuatro filmes en la última SEMINCI y mi favorito era y es éste. Puede que no entienda mucho de premios, pero esta vez estoy de acuerdo.

Bien es cierto que Adoration se merecía la Espiga de Oro (pero su director ya había sido premiado en otras 'semincis') y El Frasco me encantó.

senses or nonsenses dijo...

pues la primera referencia que tengo de esta película. estaré al tanto...

un abrazo.

Pilar M Clares dijo...

Muy buena pinta, comida, sexo y avatares de la vida. Me ha gustado mucho eso de que en la cárcel intente mejorar la comida, qué idea. Besico

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, apuntada queda. El cine brasileño me gusta mucho: es muy carnal y colorista, y tiene una de las mejores fotografías del mundo. Aparte de las archiconocidas "cidade de deus" y "Pixote", recuerdo ahora "Mamame Satà", que también me gustó mucho...Así que me fío de la recomendación. Me encanta la palabra de verificación que me ha asignado el bissho-bló: excrac. jejeejje.
Besotes.