domingo, 25 de mayo de 2008

El último viaje del juez Feng

Un tribunal ambulante recorre los polvorientos caminos del sudoeste de China. El juez Feng, su secretaria y un estudiante nuevo en estos asuntos van de pueblo en pueblo con un caballo que les lleva los documentos oficiales y la insignia nacional de la justicia. A través de los conflictos que plantean los habitantes de los pueblos, vemos la oposición entre tradición y modernidad. La sabiduría campesina frente a las leyes actuales. Los casos: unas cabras que han saltado a la finca de al lado, una mujer que no se quiere ir de la casa del hombre con el que ha dejado de convivir, dos mujeres que discuten sobre un cántaro... En la comarca de Yunnan, aislados del resto del país por peligrosos senderos, hay minorías étnicas con sistemas ancestrales de matriarcado y es ahí donde el juez y su fiel secretaria rigurosamente vestidos de traje y corbata tienen que poner un poco de orden en el desconcierto que les presentan los vecinos. Liu Jie (nacido en 1968) es uno de los nuevos directores chinos interesados en mostrar al mundo la cultura de su pueblo. Tras estudiar en la Academia de Cine de Pekín, estudió fotografía, trabajó como tal en varias películas y ésta es su ópera prima. Por lo visto, en pleno siglo XXI hay casi un millar de tribunales así.

8 comentarios:

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

La verdad es que la China actual tiene que ser todavía bastante curiosa...Me informaré sobre la peli, gracias por el descubrimiento. La verdad es que hacen unas pelis impresionantes, muchas de ellas.
Un abrazo.

fire dijo...

solo espero poder encontrar todas estas peliculas ta interesantes que nos recomiendas..
gracias deme...
un beso

pe-jota dijo...

Excelente recomendación, asomarnos a un mundo que tendrá mucho que decir en un futuro no demasiado lejano, y que presenta una vitalidad impresionante.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué buena pinta tiene esta película: lo tiene todo para ser un gran film. Iremos.

Justo dijo...

Tal como lo describes, me interesa -se te darían muy bien las reseñas publicitarias que se hacían en la gran época del cine, no ahora que son ramplonas- y me intriga.
Me suele gustar el cine chino, aunque hay de todo: "Naturaleza muerta" fue una de las últimas que vi, la encontré visualmente muy bella, pero me decepcionó un poco. Sobre todo me apasiona Wong Kar Wai, pero al ser de Hong Kong está muy occidentalizado. Y del cine coreano, Kim Ki Duk.
Lo apunto: si lo recomiendas, seguro que, como mínimo, tiene su interés. Un abrazo.

Senses & Nonsenses dijo...

no haces recomendaciones facilonas, no. es un momento vital para china, lleno de contradicciones. y vendrá un cine chino muy interesante...
aunque estoy perezoso, o saturado, de cine oriental últimamente.

un abrazo.

Senses & Nonsenses dijo...

creo que ha habido una conexión telepática, un juego de espejos ...virtual.
me encanta que te hayan gustado. siempre tengo dudas con doctor deseo, no tiene mucho éxito en el blog, pero me da igual, pienso insistir, jeje, ;-)

un abrazo.

Ada dijo...

A mí el cine chino nunca me ha atraído, pero tengo que confesarte que tal como has expuesto el tema de esta película, dan ganas de verla. Eso sí buscando el momento.
Besicos