lunes, 15 de noviembre de 2010

Nunca fuimos a Katmandú

La historia de dos amigas que viven en Barcelona, y de las amigas de ellas. Laura (que el día que cumple 50 años su hija le hace socia de un gimnasio) y Elena (que odia las celebraciones familiares y prefiere los retiros espirituales). Una novela sobre los sueños de juventud olvidados, sobre la desbandada de unas palomas al compás de unos violines en mitad de una tormenta, sobre el sol que entra por las rendijas de la persiana un domingo, sobre hombres que mienten y chicas que se bañan desnudas en la piscina, sobre el coraje de vivir y la voluntad de superación, sobre quien piensa que hay que aprovechar el día porque no se sabe lo que el futuro puede traer, sobre confesiones femeninas telefónicas al ritmo del hervor de una paella, sobre maridos aburridos y amantes poco serios, sobre hermanas enfadadas y madres e hijas cómplices, sobre jardines, grillos y copas de vino, sobre citas en restaurantes donde pasan cosas, sobre lo que queda por decirse y compartir. Lola Mariné (actriz, psicóloga y fabuladora) debuta en la literatura con una espléndida pequeña gran novela escrita con sencillez en la que por los riachuelos de lo cotidiano viajan mares de entusiasmo vital y curiosas jugarretas del destino con las que hay que enfrentarse de la mejor manera posible.

8 comentarios:

Uno dijo...

Deme, canalla, te me has adelantado. Aún no la he leido (que no se entere Lola)

Cabriola dijo...

nunca me cansaré de decirte:

GRACIAS

GRACIAS


GRACIAS



por estas fotos tan impresionantes que me tocan la fibra clásica!!

bsos

Lola Mariné dijo...

Gracias por la reseña, Deme.
Me alegro de que te haya gustado la novela.
Besos.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

Buena reseña, pues tenemos sorpresas pronto con Lola, grandes sorpresas en el programa

Jo Grass dijo...

Leer el libro de Lola es una experiencia emocional. Hay escritores que nos deslumbran con su erudición y talento para jugar con las palabras; otros, más visuales, nos deleitan con bellas descripciones que nos trasladan al lugar de los hechos...Lola consigue generar emoción con los recursos precisos,trazando una radiografía de unos personajes cercanos, cuya extraordinaria condición es ser ellos mismos afrontando sus vidas, como las nuestras, en un retrato social y generacional exquisito.

pe-jota dijo...

Eternos femeninos, hay algo más entretenido que oírlas cuando piensan que no se las oye ???

senses and nonsenses dijo...

el título me encanta.

un abrazo.

Aventurer@ dijo...

Deme, eres mágico cuando haces una crítica! Creo que esta novela no podría estar mejor reflejada pues es tal como la describes, asi es, con las palabras adecuadas.
Tuve la suerte de estar en la presentación del libro, conocí a Lola, que es estupenda y que estuvo genial aunque ella decia que estaba muy nerviosa pero no se le notó nada. Yo me lei su novela en 7 dias, escrita deliciosamente sencilla con los problemas, inquietudes cotidianos de las mujeres.(Y APTA PARA LOS HOMBRES... JAJAJAH).Un abrazo.