lunes, 8 de noviembre de 2010

La vida por delante

Madame Rosa es una prostituta retirada de París, judía de origen polaco, que se ha dedicado los últimos años a criar (y de alguna forma, también a educar) a los hijos de otras compañeras. Ahora ya sólo le queda en casa Momo, un joven árabe de 17 años que fue abandonado por su padre -rogándole que fuera educado en la religión musulmana- y la visita de un viejo doctor que asiste a los lamentos y quejas de cada uno de ellos en lo que serían dos vidas que se cruzan: la deteriorada que termina y la que empieza a hacerse preguntas y requerir respuestas. Protagonizada por Concha Velasco (Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?, Buenas noches, madre, Carmen Carmen, Hello Dolly!) y dirigida por José María Pou, se trata de una adaptación de la novela La vida ante sí, escrita por Romain Gary (diplomático y novelista francés que obtubo con esta obra el premio Goncourt 1975). Una reflexión sobre el cariño y la protección que todos buscamos en la vida y el miedo a la exclusión, al rechazo, a la soledad motivada por la religión o la nacionalidad. A pesar del protagonismo de la mujer, la mirada de la historia siempre está en los ojos del muchacho (Rubèn de Eguia) que implora comprensión y calor humano. La vida por delante se estrenó en el teatro Goya de Barcelona en marzo de 2009 y ahora está aquí en Madrid en el teatro La Latina.

8 comentarios:

Uno dijo...

Cuando acabó la temporada en Barcelona, Cocha hizo una única representación en el inmenso auditorio del Meliá de Sitges que llenó hasta los topes. Al final de la representación, el alcalde le entregó una condecoración de la ciudad o algo así.
Quizá fuera una representación atípica con un publico entregadísimo y una Concha, quizá por eso, un poco exagerada haciendo demasiados guiños a la audiencia.
Pero lo disfruté mucho igualmente.

Cabriola dijo...

me tienen babeando tus fotos de Hierápolis!!!!

por cierto, sigo a Concha por los teatros desde La Rosa Tatuada y quitando Hello Dolly las demás obras me han dejado, como no podía ser de otra manera, completamente extasiada. Todavía no he ido por la Latina esta temporada...espero poder verla aunuqe sea cuando salga de gira.

muchos besos my dear Deme

senses and nonsenses dijo...

cómo me gustaría verla en teatro! puede que esta sea la última oportunidad. si has podido ir estos días imagino que el aire no se podría cortar, y la emoción a flor de piel.
quiero mucho a la Velasco...

un abrazo.

Champy dijo...

Confieso yo no conocer a este mujeron, hasta hará cosa de un año, cuando un novio me regalo Chuecatown, con ella y la Sarda...y oh my god!!!

De inmediato se aprecia en ella unas tablas gigantescas, ponersele a la Sarda así como así no es cosa fácil...

Si, la mujer es una mujer de gestos, como deben ser las grandes actrices, por ello el botox es el peor enemigo de las que se precien de serlo, ay tienes a la pobre de la Kidman, que ahora ya no mueve ni un solo músculo, si antes me parecía pésima hoy me da cosita...

A mi las historias de prostis me encantan, siempre me van a encantar...

2046

PS.... te quiero!

pe-jota dijo...

Espero que goce del mismo o mayor éxito de público que en Barcelona.

Justo dijo...

Dice Concha que es su último papel en teatro.. ojalá no sea así; yo también la adoro, aunque nunca la he visto en directo.. hasta mañana, tengo las entradas hace tiempo. Así que mañana vuelvo y te cuento.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Ayy Demecillo, que voy a poder blogar mú poquillo en Nov-Dic, que estoy pasando ites y unos encornisamientos...pero todo va en arreglo ...(con un obrero guapo además)....
Antes en "La Latina" también hizo con Nati Mistral "Inés desabrochada", de Gala, que es la última que le he visto. No sé si me dará tiempo con mis obras, lo intentaré.
La última vez que la ví en la Calle fue en Barcelona: nos tiramos, por casualidades de la vida, toda la Rambla Catalunya bajando, ella salió al paso, iba delante con uno con una alcachofa déstos que hay ahora (seguramente preguntándole por el finado...). Le hizo dos preguntas y la dejó seguir: se quedó ella sola bajando la Rambla de Catalunya y yo detrás, pura casualidad...La había visto una vez en mi infancia, pero eso ya te lo contaré un día, que tengo el ordenata encima la cocina gas, fíjate qué plan más poco blogotero.
Si la viste un día antes ó después de quedarse viuda de su ex, e hizo una gran función, es que es aún mejor actriz de lo fantástica que es y ha sido siempre. Es un actrizón, que suerte verla.
Abrazos

Justo dijo...

Pues ya la vimos, ayer.

Ella me ha parecido magnífica, como no podía ser menos. Y el chico que la acompaña, Rubén de Eguia, está a la altura.. lo hace muy bien, aunque hubiera resultado más creíble ese papel interpretado por un verdadero árabe.

Pero la obra en si me ha decepcionado un poco, la verdad. La he visto algo acartonada -y mira que el director es Pou, pero..-; si quitamos la emoción del final, y el placer de ver a Concha.. aparte me ha recordado mucho a El señor Ibrahim y las flores del Corán, la novela que también se ha llevado al teatro hace poco, con mayor fortuna, en mi humilde opinión, más sencilla y más a la médula directamente...

Pero por Concha merece la pena.