jueves, 11 de noviembre de 2010

El mal de la juventud

Viena 1923. Siete jóvenes (en una residencia de estudiantes de medicina) que comparten conversaciones, amores, desencuentros, futuro incierto, música, sentimientos, desencanto. La juventud entendida como aventura, pero también como enfermedad. Ferdinand Bruckner (Sofía, 1891-Berlín, 1958) fue uno de los autores teatrales centroeuropeos más representativos de esos locos años 20. Hijo de un empresario austríaco judío, emigró en 1936 a Estados Unidos donde trabajó para el cine aunque no tuvo mucho éxito. Cuando regresó a Europa su escritura teatral había pasado ya de moda. Lesbianismo, drogas, prostitución, dominación sexual, suicidio, eutanasia, sadismo emocional y, como cortinilla coreográfica que separa escenas, unos pasos de charlestón. Dirigido por Andrés Lima (también de Animalario) y con extraordinarias interpretaciones de Marta Aledo, Jesús Barranco, Irene Escolar, Sandra Ferrús, Iván Hermes, Aitor Merino y Amanda Recacha, este espectáculo puede verse en el Teatro de La Abadía. "Ahora la vida va en serio", "Bah, eso son frases, no te hagas ilusiones". Texto complejo en el que se viene a decir que, o bien te aburguesas o te suicidas, como caminos de salida (y con un punto de comedia de enredo a ratos divertida). Estrenada en Viena en 1926, es un discurso que anticipa la autodestrucción a la que se encaminaba Europa en aquellos años. Dos horas intensas que te hacen pensar.

8 comentarios:

senses and nonsenses dijo...

entonces burgués, porque sigo vivo...

me encantaría ver por fin una obra de a.lima con o sin Animalario.
marta aledo me encanta, todas las chicas planell, en La vergüenza está muy bien, pero se sale en Ponys. bueno, las tres.

un abrazo.

Uno dijo...

Gracias Deme. Antes del Madrid en Danza me pasaré por la Abadía.
Un abrazo

Champy dijo...

Gulp....

Me evidencias mi ignorancia.

Que pena.

2046

Lola Mariné dijo...

¡Que pena no poder verlo!

Yo creo que ni suicidarse ni aburguesarse, mejor seguir siendo joven (aunque solo sea de espiritu).
Buen finde.

Mery dijo...

Me gusta mucho leer tus reseñas literarias, teatrales y de cine. Acabo de darme un atracón de varias entradas,, con sumo gusto.
Gracias siempre, Deme.

pe-jota dijo...

Me revelo, sigo vivo y no me he aburguesado !!!!!

Anónimo dijo...

No mer podía creer el nivel de calidad ínfimo de los actores. El Teatro Abadía y esta función espléndida de Bruckner necesitaba algo más que una serie de chicos/chicas recitando su papel como si lo estuvieran leyendo. Es de lo peor que he visto en muchos años, de verdad, aunque la niña Irene Escolar está realmente estupenda, de rechupete, vaya tipazo y qué candor!!!!

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Cualquier obra de la Abadía es una garantía, más si hace pensar. Si me da tiempo iré, porque al principio no sabía ir, pero ya sé ir hace un tiempo. Es un teatro que como está un poco retirado, es importante saber ir y volver si se sale algo tarde:-)
Abrazos.