martes, 23 de marzo de 2010

Valladolid

Comer y pasear por Valladolid. Las circunstancias me llevaron a tener que recorrer las calles de una ciudad austera y mágica al mismo tiempo: el Campo Grande, la catedral, el monasterio de San Benito, la playa de las Moreras, la casa de Zorrilla, la iglesia de San Pablo, la de Santa María la Antigua, el Coso Viejo, la fachada de la Universidad (s.XV). En el Círculo de Recreo saboreé un delicioso cocido castellano (fideos, garbanzos, repollo, chorizo, tocino, patata, zanahoria, carne magra de ternera y un trocito de relleno -miga de pan-) y en Herbe (al día siguiente) unas fantásticas sopas de ajo, lechazo asado, media jarra de vino y natillas. Alonso Berruguete, Juan de Juni, Gregorio Fernández, Pedro de Mena y Alonso Cano, entre otros, me esperaban en el Museo San Gregorio (esculturas de madera policromada de los s.XVI-XVII). Compré almendras de Villafrechós en Cubero, amarguillos (pastas de almendra) en el convento de Santa Clara y bombones rellenos en Belaria. La iglesia de Santiago, la de San Martín, la de la Vera Cruz, la de San Miguel y San Julián, la de las Angustias, el Palacio Villena, el del Conde Gondomar, la Fuente Dorada, el Mercado del Val, la calle Santo Domingo de Guzmán (¡era como estar en plena Edad Media!). En La Teja te sirven fritura de pescado calentita justamente en una teja de barro y en Villa Paramesa Tapas, una copa de ribera del Duero La Planta y un pincho de trucha marinada con puerro, manzana y perlas de yogur. Felipe II, el conde Ansúrez y Miguel Delibes paseaban a mi lado.

11 comentarios:

Xavier dijo...

magistral paseo, bordas los pasos que vives y haces que lo compartamos contigo. De Valladolid todo, menos un sr. con bigote.
Un abrazo

Champy dijo...

En mis recientes vacaciones hice una extraordinaria amiga de Valladolid. Tania.

2046

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

El señor con bigote al que se refiere Xavier no es de Valladolid: nació en la madrileña calle de Ibiza. Veo que te sientes acompañado por Delibes: eso está muy bien: últimamente me tienen por 'delibicida': no es cierto.
Saludos.

Uno dijo...

Cuánto tiempo sin volver a Valladolid. Ya va siendo hora de darme un garbeo por ahí. ¿Cuánto costará el AVE?

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Valladolid, la parte histórica, su universidad y todo eso, es una ciudad muy bonita, la gente suele hablar bastante bien, empleando términos que han caído en desuso en otros sitios, y las tallas de Berruguete, Alonso Cano y Juan de Juni son algo único en el mundo, que permanece y permanecerá...Ilustres vallisoletanos (as): Agatha Lys y Concha Velasco, mucho más famosas que cualquier político, vamos...
El cocido castellano no me gusta (ni el madrileño), pero los amarguillos me enloquecen, guárdame uno...
Toy regularcillo de mi vértebra, que veas que no te olvido y que sólo es por ello que puedo comentar menos, pero ayer ya fuí al Señó Dostó, un vejete simpatiquísimo que me conoce desde niño (lo localicé, pensé que estaba retirado ya, el término técnico de mi "cértebra" es "osteofito", aunque si me duele, yo lo llamo "ostiofito"):-), parece que es latoso y molesto, pero bahhh, sólo eso.
Qué viajes y que viandas, con el espíritu aventurero y curioso de tu Blog, que nunca decae.
Besotes

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Lo único que me queda por añadir es que la próxima vez, avises.
Saludos.
Y, en efecto, el señor de bigote no era de Valladolid, sino de Madrid.

Xavier dijo...

Rectifico.

De Valladolid me gusta todo.

Y el Sr. de Madrid con bigote sigue sin gustarme.

Disculpas y saludos a todos.

Lola Mariné dijo...

Me ha encantado pasear por Valladolid contigo.
Arte y gastronomia, una combinación perfecta.
Buen finde.

senses or nonsenses dijo...

ainsss... el Campo Grande y la playa de las Moreras. ¡qué recuerdos!

pe-jota dijo...

Me gusta la austera capital castellana, aunque hace mucho tiempo que no visito las riveras del Pisuerga.

Javier Adán dijo...

Valladolid...habrá que volver