lunes, 22 de marzo de 2010

Maldito karma

Kim Lange, presentadora de un programa de informativos en la televisión alemana, acude a la entrega de unos premios, a vivir una velada de frenesí sexual con su amante y a morir aplastada en la azotea de un hotel cuando le cae encima una bola de fuego que no es otra cosa que los restos de una estación espacial rusa. Como quiera que su vida ha sido un desastre, descuidando a su marido y a su hija por sus ambiciones laborales, se reencarna en su siguiente vida en lo más bajo de la escala animal: una hormiga. Durante dos años, su alma estará envuelta en la forma de conejillo de Indias, vaca, lombriz, escarabajo de la patata, ardilla, perro y finalmente (de nuevo como ser humano), vendedora de salchichas en Hamburgo. Dado que en sus sucesivas muertes y entradas y salidas del nirvana ha aprendido que acumulando buen karma (ayudando a los demás de su especie) puede subir en la escala de inteligencia animal, es la estrategia ideal para que Kim se acerque de nuevo a una vida donde poder ser mejor persona y recuperar a sus seres queridos. Delirante novela escrita por David Safier (Bremen, 1966), que fue antes guionista de televisión, se trata de un libro ácido y tierno a la vez, una fábula sobre la condición humana y las prioridades en la escala de valores. Pero todo con un humor y unas situaciones tan estrambóticas como entrañables. Entretenida y ligera.

5 comentarios:

Miguelo dijo...

estos indus tienen mucha imaginacion. jejeje siempre me ha parecido interesante eso de la reencarnacion. yo me quedaria en ardilla. ahi, bien trankilo en el arbol

Uno dijo...

Acabo de comprender que realmente llevamos una vida muy limitada, todo el tiempo de seres humanos. Claro que algunos no llegan ni a eso.
¿Dónde he visto yo anunciado el Rebirthing?

Aventurer@ dijo...

Curioso libro, si puediera elegir me gustaría reencarme en un pajaro para poder volar,ver las maravillas de la naturaleza desde otra perspectiva y observar a la humanidad desde lo alto...

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Me encanta la reencarnación, los libros que hablan de ella, aunque sean ficción, y los argumentos delirantes, maravillosa recomendación...
Me recuerda a la delirante intervención televisiva de Shirley McLaine, que paró América una tarde, y la dejó impactada, cuando empezó a decir en un programa tipo la Milá(pero de entrevistas), que veía el aura, seres extraños, y que hacía viajes saliendo de su cuerpo, volando y viéndose en plan Santa Teresa. No es reencarnación, pero luego ella contó en todo lo que se reencarnaría...
Ojalá que, eso sí, no nos reencarnemos en peces (aunque el besugo a la espalda está riquísimo), más que nada porque no tienen memoria...
Besotes.

pe-jota dijo...

A ver, pongámonos serios, jejejejeje, que la vida ha de ser una mezcolanza de todo, porque a ver quien no tiene su lado oscuro y desea hacerlo salir de vez en cuando, jejejeje