viernes, 26 de marzo de 2010

El arte de la comedia

Oreste Campese, director de un modesto teatro, acude al nuevo gobernador local para pedirle ayuda para hacer frente a los gastos de su local después de que se hubiera incendiado. Pero no parece que la nueva autoridad le haga mucho caso. Ése mismo día el gobernador recibe a una serie de personajes de la ciudad: el médico, el párroco, la maestra... pero ¿son verdaderemente quienes dicen ser o son actores de la compañía de Campese que le están gastando al gobernador una broma para ponerle a prueba? Obra escrita por el conocido actor italiano Eduardo de Filippo (también autor de Filomena Maturano), fallecido en 1984, esta obra se estrenó en 1964 en Nápoles con el propio autor encarnando a Oreste. Aquí lo interpreta, magistralmente, Enric Benavent, acompañado de un elenco de primera: Pedro Casablanc, José Luis Alcobendas, Jesús Barranco, Joaquín Hinojosa y Lola Manzano. Dirigido por Carles Alfaro, se trata de una producción del Teatro de La Abadía de Madrid, que cumple ya 15 años de placer inteligente, que pudo verse hasta el pasado día 21. ¿Es útil para la sociedad el teatro, sirve para algo? ¿Es más verdad la ficción que la realidad? "El teatro debe ser espejo de la vida humana" dice de Filippo.

5 comentarios:

senses or nonsenses dijo...

cómo me gustó Matrimonio a la italiana, con Sofía Loren como Filomena Maturano.
seguro que es una muy buena propuesta.

un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

El teatro es más útil que nunca y está más vivo que nunca: dentro y fuera del escenario.
Muy recomendable la obra que comentas.

pe-jota dijo...

Desde luego que la pinta es excelente.

Aventurer@ dijo...

Amo el teatro y espero pasear por Madrid pronto. Deme, ya no me mimas como antes. Que paso? Un beso

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Coñe, el comentario anterior en otra entrada que te dejé, que hablabas de series, te decía que había visto un programa en la tele italiana, en que hablaban del teatro napolitano, el más representativo de Italia. Un invitado, decía que todo napolitano lleva dentro un gran actor, la ciudad entera.
No es de extrañar, y cabe destacar la enorme influencia española de Nápoles, lo parecidos que son, aunque cada uno en lo suyo.
La Loren hacía fantásticamente la Filomena en cine, y en teatro, hay alguien que la hacía igual de bien: la gran Concha Velasco. Ojalá hubiera tenido edad para haberla visto la primera vez.
La Abadía es un entorno mágico, una de las mejores salas de Madrid, sino la mejor (las dos), y al que más he visto actuando, de los que salen en esta nueva versión es a Joaquín Hinojosa, que es fabuloso.
Besotes.