lunes, 14 de septiembre de 2009

Groucho me enseñó su camiseta

Manuel Vázquez Montalbán (1939-2003) fue uno de los escritores más populares en el periodo llamado Transición. Escribió novelas protagonizadas por el detective Pepe Carvalho y fue Premio Nacional de Literatura 1991 por Galíndez. Escribió ensayos sobre gastronomía, política o fútbol. En 1970 escribe la letra de un musical para Guillermina Motta, pero la censura no lo aprueba por la fuerte dosis de ironía y mala leche que contenía. También es el autor de las letras de Flor de nit, un musical de Dagoll Dagom del 92 sobre la Barcelona del 29. Y el creador de una manera peculiar de ver el mundo, de mirar hacia delante sin perder la vista atrás (de donde viene la copla, por ejemplo). Con dirección de Damià Barbany, con una banda musical de viento, batería, bajo y piano (el maestro Manuel Gas), se ofrece en la sala pequeña del teatro Español un agradable espectáculo de lo que podría ser cabaret con tres chicas excepcionales (actrices y cantantes): Miranda Gas, Mónica López y Teresa Vallicrosa. Las tres cantan, bailan, recitan, se tiran por el suelo, dan brincos, se meten con los músicos y sobre todo, modulan las maravillosas letras de un sencillo pero gratificante homenaje al autor de Tatuaje (novela) en la que suena, por supuesto, Tatuaje (canción).

5 comentarios:

Uno dijo...

Quiero, quiero, quiero.
Qué falta hacen estos intelectuales sin complejos.

Casanova dijo...

Vàzquez Montalbàn es muy conocido en Italia,de hecho Camilleri creo su Comissario Montalbano pensando en el escritor espanol

Lola Mariné dijo...

No sé si ya habrá pasado por Barcelona, pero estaré atenta.

Justo dijo...

Me gustó muchísimo, ya te lo dije, Deme...

Las canciones son muy buenas, ¿te acuerdas de Guillermina? Y las intérpretes fabulosas, las tres, cada una en su estilo...

Además me emociona el homenaje a Montalbán, que era tan sentimental.

(Delante nuestra, en primera fila, estaba Paco Clavel, con uno de sus típicos atuendos. Un poco detrás, Eloy Azorín).

Un abrazo

pe-jota dijo...

Una rara avis, un tipo de persona que hoy en día anda en vías de extinción, a lo mejor habrá que buscarlo en los mares del sur, ¿Quié sabe ?