jueves, 7 de mayo de 2009

Los objetos nos llaman

"Un día mi madre salió desnuda al pasillo y cogiéndome enloquecida por los hombros me ordenó que fuera corriendo a la droguería y gritara que empapelar era más sencillo que pintar". Si un relato comienza así, yo quiero continuar sabiendo lo que ocurre. En los 75 cuentos que forman el volúmen Los objetos nos llaman, Juan José Millás (Valencia, 1946) observa la realidad y aprecia costumbres extrañas: un maniquí que suda, unas bragas que se pueden comer con cuchillo y tenedor, un escarabajo negro que aparece y desaparece, una puerta colocada sobre una pared, un fotomatón que escupe nuestra cara con un raro parecido a un tío odiado, una muñeca rusa que nos hace pensar que la vida es lo mismo dentro de lo mismo, un pollo que nunca llega a la mesa, un reloj que se desliza al bolsillo de un niño... es el mundo Millás, donde las cosas no son lo que parecen. Escritores que se inventan a un crítico como amigo invisible o que viven de la pensión de invalidez del cuñado, gente que cojea para poder aparcar o por una promesa, taxistas que hablan para discutir o que tienen la licencia a medias y vivos que parecen (o se creen) muertos. En un Madrid que se puede recorrer con tranquilidad con una guía de Buenos Aires sin perderte, un paseo por Príncipe de Vergara puede resultar la más interesante de las aventuras. "La ventaja de llegar dos o tres horas antes al aeropuerto es que si se te ha olvidado el pasaporte puedes volver a casa a por él sin perder el vuelo".

11 comentarios:

CINEXIM dijo...

Ainnnnnnnnnsss me leí una de las primeras obras de Millás (El Desorden de Tu Nombre) me gustó tan poco que nunca le di una segunda oportunidad...

senses or nonsenses dijo...

me cae genial Millás. no he leído nada de él, algún artículo, pero me parece un tío muy lúcido. superlúcido. igual es una buena oportunidad para empezar a leer algo suyo.

un abrazo.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

qué bueno lo del pasaporte. Millás es bastante ocurrente como articulista, me parece, pero no he leído nada suyo aún.
Estoy del pólen, voy despacito por los blogs como si tuviera una fiebre reumática de la Alta Edad Media, pero son las partículas, tranqui, me sobrepondré cuando germinen.
Besotes

CINEXIM dijo...

jajaj yo te hubiera dicho tres de 1ª división y una de 3ªb)

pe-jota dijo...

Tomo buena nota, ya que al empezar a leer me quedé enganchado sin saber muy bien que pasaba.

Lola Mariné dijo...

Me encanta Millás.
Este todavía no lo he leído, pero lo tengo pendiente.
Escribe con tanta sencillez que siempre tengo la sensación de que escribir no le cuesta el menor esfuerzo.

Saludos.

William De Baskerville dijo...

He oido hablar de Millás pero no leí ninguno aún. Tomaré nota, lo que comentas me ha llamado la atención.


Muchas gracias por tu comentario.

Maritoñi dijo...

JAAJAAJA


ME gustaría ser tu madre

fire dijo...

bueno amigo...hace mucho que no te comento ni te agradezco todas tus recomendaciones...
lo que hoy me "arranca" el comentario...es decirte como alteras mis jugos gastricos con las fotografias de comida que tienes en el lateral....
todo pinta exquisitooooooooo...
mmmmm...
que gozada....¡¡
un abrazo y mil gracias por compartir....

Mery dijo...

Como dice Pe-Jota, yo también me he quedado prendada de la primera frase, así que prometen estos relatos.
Gracias por avisarnos.
Un abrazo

Martín G. Ramis dijo...

interesante pero la letra muy pequeña para mí.