domingo, 22 de febrero de 2009

Dos menos

Ver juntos en un escenario a José Sacristán (El hombre de la Mancha, Danza macabra) y Héctor Alterio (Yo, Claudio, El mercader de Venecia) ya es un buen motivo para escaparse al Teatro Fernán Gómez y ser testigo de las aventuras de dos hombres mayores a los que les comunican en la habitación de la sala del hospital que comparten que les quedan pocos días de vida. Pues bien, ellos se lo toman con filosofía y deciden fugarse y emprender un viaje por los sueños, los deseos y las experiencias que llenaron sus vidas: un recorrido por una realidad desenfocada en la que el humor, la ternura y la poesía pueblan los diálogos. Es una obra de Samuel Benchetrit, escritor francés de 35 años -tiene novelas sobre la vida de los suburbios de París- que también es dramaturgo y cineasta. La dirige Oscar Martínez, actor argentino que protagonizó El nido vacío (premio de actuación en San Sebastián) y es que este montaje ya tuvo un recorrido el año pasado por Argentina, ahora en una versión revisada para España -para entendernos-. Sacristán y Alterio habían coincidido tres veces en el cine (Asignatura pendiente, A la pálida luz de la luna y ¡Arriba Hazaña!) pero nunca en un escenario y, por lo visto, tenían ganas de un experimento así.

7 comentarios:

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

La quería ver ¿Hasta cuando está? Esta casi sí que seguro que la vea pronto, si no me la quitan.
Por cierto, es verdad que te cambiaste el avatar, me gusta el nuevo frente a la cascada.
Besotes

senses or nonsenses dijo...

jo, ver a héctor alterio en teatro tiene que ser un puntazo.
no paras...

un abrazo.

Belén dijo...

Toda una gozada eso de ver como dos grandes actores hacen duetos en teatro, verdad?

Besicos

Justo dijo...

Tiene que estar muy bien..

Yo ayer fui -con invitación, si no hubiera elegido otra- a Una noche en el Canal, de Els Joglars, en el nuevo teatro Canal, que es una pasada.

(El montaje me pareció un horror, y el protagonismo de Boadella y sus alusiones politiqueras, sencillamente patéticas. Y que conste que no tengo nada en contra de él.. pero bueno, seguro que ha tenido épocas mejores).

Sí que estuvo muy bien el recorrido inicial por el megateatro, de la mano de actores profesionales que se hacían pasar por acomodadores.

Un abrazo

A. dijo...

Ésta es una de las cosas que no sucenden por aquí y que hacen que piense en ir a Madrid más a menudo. Quién sabe si algún día iré a menudo a otro sitio... desde allí.

Un saludo.

pe-jota dijo...

Aparecer por aquí y morirse de envidia, es todo uno.

cristina dijo...

La he visto en mi ciudad y creo que lo único que se salva son las interpretaciones, sobre todo la de José Sacristán. Historia algo flojita y aún más flojamente llevada.