miércoles, 5 de marzo de 2008

Picasso

Tarde en el Reina Sofía. Resulta que desde que en 1985 está abierto al público el Museo Nacional Picasso París, gracias a las daciones -me encanta esta palabra- de los herederos del pintor malagueño al Estado galo, tienen allí una maravilla de obras que nunca se han visto aquí y ahora nos las dejan un tiempo para que las disfrutemos. La exposición está dividida en cuatro partes, en cuatro zonas alejadas unas de otras, con lo que entre que vas y vienes se te pasa el rato y mueves el cuerpo. En la parte 1 ves sus primeras obras, me encanta La flauta de Pan (1923) o los dos retratos de su hijo Paul vestido de arlequín y de pierrot. En la parte 2 me fascina El beso (1925). En la parte 3 además del Retrato de Dora Maar (1937) está esa cosa tan graciosa que hizo con un sillín de cuero y un manillar de metal de una bici: Cabeza de toro (1942). En la parte 4 está el Desnudo acostado y hombre tocando la guitarra (1970). Desde que nació en 1881 hasta que murió en Mougins, Francia, en 1973, la vida de Picasso es un continuo disfrute de los barrios bohemos de París, de los toros y de las mujeres hermosas. Frecuentó a escritores y artistas de su tiempo, me encanta un retrato a lápiz de su amigo Max Jacob, el poeta francés, algo delicioso. Y como aquí tenemos el Guernica (1937) hay toda una oportunidad de disfrutar de sus dibujos preparativos.

4 comentarios:

jordicine dijo...

Me encanta Picasso. En Barcelona también hay un museo dedicado a él.

Pedro Jorge dijo...

Una reproducción del Guernica adorna mi sala.

milunae dijo...

He visto muchas exposiciones de Picasso y esta me parece una de las mejores porque efectivamente hay cuadros que nunca habíamos podido ver aquí y son excelentes. La recomiendo.

Anna dijo...

"daciones"...nunca te acostarás sin saber una cosa más!!!