martes, 10 de agosto de 2010

En el camino

Sobre el río Guadiana, entre España y Portugal, y destruído por las riadas y las guerras, se encuentra en ruinas el Puente Ajuda, mandado construir por Manuel I en el s.XVI. A principios del XVIII en plena guerra de sucesión de la corona española, las tropas hispanas destruyen 6 de sus 19 arcos. Tiene 380 metros de longitud, sus arcos se presentan adovelados en granito y unos 200 metros aguas abajo se ha construido un nuevo puente que une Olivenza con Elvas, inaugurado en el año 2000 y que acaba con siglos de separación entre ambos países. En Elvas (Portugal) visitamos la plaza de la República, donde está su catedral barroca, subimos hasta el castillo, admiramos el Acueducto de Amoreira y comimos un delicioso bacalhau dourado en Tif-Taf (Av.da Piedade, 7350) que consiste en un revuelto de bacalao desmigado, huevos y patata. En el regreso a Madrid paramos en Trujillo (Cáceres), donde dimos una vuelta por su espectacular plaza mayor, con sus palacios de familias nobles y la estatua de Pizarro, y entramos en la iglesia de San Martín, del s.XVI en estilo gótico decadente, con detalles renacentistas e interior de una sola nave cubierta con bóveda de crucería. Tras contemplar las portadas de sus casas señoriales, recuperamos el camino y tratamos de recomponer los bellos recuerdos de nuestro delicioso viaje.

5 comentarios:

Champy dijo...

Sabes que acabo de notar? Es fascinante leerte sin ver fotografías.... invitas y forzas a imaginar lo que describes y es.... chingón.

Bravo.

2046

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué excelente forma de contar historia y viaje.
Por cierto: es un lugar muy hermoso.

Uno dijo...

He pasado muchas veces por Elvas camino de Lisboa pero no conozco Olivenza ni esos puentes. Habrá que pasar la próxima vez.
Cuantas vueltas le dan al bacalao los portugueses.
Trujillo es un final de lujo.
¡Menudo viajecito!

jordicine dijo...

Me sumo a los anteriores comentaristas. Sin una foto, pero todo muy visual. Un placer leerte, EL DEME. Hasta pronto.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Pues la primera comida que probé en Portugal, fue un Bacalhau con un huevo frito flotando en la salsa y aluciné. Es como la merluza en salsa verde de aquí pero más rico (ésta parte me ha quedado un poco Marilyn):-)
Abrazos.