lunes, 21 de junio de 2010

La Figal de Pablo

Situado en la zona de la Dehesa Vieja de San Sebastián de los Reyes (Avda. de Tenerife, 19), este restaurante tiene el glamour y la elegancia de la cocina tradicional presentada en un ambiente moderno y con un toque atrevido. Nos decidimos por el salmorejo como entrante (acompañado de un huevo de codorniz abierto y una lonchita de jamón) para pasar a los segundos como plato estrella: un solomillo de ciervo con salsa de frambuesa y un steak tartar de atún rodeado de suculentos panecillos tostados. Un rioja Viña Pomal reserva 2004 (que tiene un 85% de tempranillo y un 15% de graciano y mazuelo, de color rojo picota y con sabores a tabaco y canela) nos acompañó los bocados. En los postres dos decisiones compartidas: un kataifi de piña y mango con reducción de Malibú y helado de coco, en un lado de la mesa, y un coulant de chocolate con corazón de naranja y helado de naranja en el otro. Un chupito de licor de hierbas acompañado de unas tejas y unas pequeñas trufas, detalle de la casa, pusieron el punto final a la visita al mundo de los placeres (48 euros persona). Se puede comer por menos, y también por más. Pero la felicidad y la oportunidad de encontrarte en el camino un remanso de paz y un entorno amable, no tienen precio. Y la vida es muy corta.

4 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Parece que además del cine te gusta la buena mesa...Se me hace la boca agua.
Saludos.

Champy dijo...

Que rico lo platicas...así, con paz.

Oye y luego de la cuenta???

Que dificil deb ser salir de esos lugares!

Yo me quedo.

Que es un solomillo?

2046

pe-jota dijo...

Quién me mandaría a mi leerte ahora, con lo que me falta aún para cenar, esto no es justo !!!!!

Uno dijo...

Veo que te trabajas mucho esa zona. Muy bien porque no es algo que te vayas a encontrar dando un paseo.
Lo apunto.
Un abrazo