martes, 4 de mayo de 2010

El Museo de la Inocencia

Ésta es la frustrada historia de amor entre Kemal y Füsum. Él, empresario y miembro de la burguesía de Estambul; ella, dependienta de una tienda de bolsos. Corre el año 1975 y Kemal está a punto de casarse cuando justo conoce a Füsum (una chica marcada ¡por presentarse a un concurso de belleza!). La boda no se celebra y tampoco puede desarrollarse la historia de amor con la nueva porque ésta se casa con otro. Durante los siguientes ocho años, con la excusa de que son parientes lejanos, Kemal visita la casa familiar de Füsum y, a la vez que vive sus sentimientos en silencio, va llevándose pequeños objetos que le recuerden a ella (un pendiente, un salero, la colilla de un cigarrillo). Y en una especie de explosión catártica, Kemal pretende reunir en un museo todos los recuerdos físicos que alimentaron el amor por esa chica. Toda la novela, además, se impregna de los olores de una ciudad que huele a "mezcla de algas, mar, guano de palomas, humo de carbón, tubos de escape y flores de tilo". Orhan Pamuk (Estambul, 1952), premio Nobel de Literatura 2006, nos habla en su novela (escrita en 2008) de los barrios donde vive la gente común, más allá de mezquitas y palacios. Maravillosa historia de amor obsesivo donde los objetos son consuelo y cura para el dolor de la vida. "En un país donde hombres y mujeres no pueden estar juntos, en que no pueden verse y hablar, no puede existir el amor" (le dice a Kemal su madre).

8 comentarios:

Lola Mariné dijo...

Me la apunto, aunque sólo sea por revivir Estambul.
Lei a Pamuk justo antes del viaje, seguro que ahora me dará una visión diferente.
Saludos.

Justo dijo...

Tengo muy reciente su libro biográfico sobre Estambul, que encontré apasionante en sus detalles, verdaderamente la ciudad y él están totalmente engarzados. Me pareció además valiente insistir tanto en que la palabra que define a la ciudad de uno es "amargura"...

(¿Estás preparando un viaje a Turquía? Creo haberte leído eso en algún sitio).

En el libro de Estambul, dice varias veces que le gustaría que su ciudad tuviera más museos, que se cuidara más el patrimonio de las pequeñas cosas, se conservaran publicaciones, escritos, dibujos... tanto es así que creo que él ha habierto hace muy poco un museo propio en la ciudad.

Está claro que es y será un personaje clave de la Turquía contemporánea, por lo menos para los occidentales.

(Vaya gatazo croata más guapo: me gusta que te hayas decidido a poner sus fotos: ¡si vas a Turquía tienes que hacer lo mismo, hay miles!).

Justo dijo...

Abierto es sin H, of course, se me deslizó.

Uno dijo...

En todo lo que leemos de Turquía hay crítica a los prejuicios sociales. También en el cine. Me pregunto hasta que punto esto se difunde dentro del pais. Hasta qué punto hay conciencia del problema.

Camy dijo...

Buscaré en la biblioteca este libro. Me ha venido a la memoria otro escritor Naguib Mahfuz, que refleja muy bien la diferencia entre hombres y mujeres,amores imposibles, en El Cairo, en este caso ¿Has leído algo de él?.
Estoy segura de disfrutar con El Museo de la Inocencia.
Un beso

Champy dijo...

Anotada.

2046

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Qué bonitas frases entresacadas del libro. También me ha venido a la cabeza Mahfuz, y en cuanto a la historia de amor un poco imposible, no sé porqué "In the mood for love"...
Besotes.

pe-jota dijo...

(una chica marcada ¡por presentarse a un concurso de belleza!), es curioso como aquello que el vida normal nos parecería intolerable, acaba por ser el máximo atractivo y detonante de una historia, la cual literariamente nos resulta sugerente.