jueves, 6 de mayo de 2010

Horno San Onofre

Corría el año 1972 cuando Daniel Guerrero López cogió el traspaso de una pastelería llamada El Buen Gusto situada en la calle de San Onofre, 3 (entre Fuencarral y Valverde). Tienen espectaculares tartas (tres chocolates, sacher, san marcos, viena, selva negra), bombones y caramelos artesanos y todo tipo de repostería (bartolillos, merlitones, palmeras, pestiños, lazos de hojaldre, tejas, suspiros de modistilla, empiñonados...). Sus especialidades son la tarta milhojas danesa (hojaldre y crema tostada en el interior) y, por supuesto, la tarta de Santiago (de almendras con base de hojaldre). Venden unas riquísimas pastas de té y, en estos días, las famosas rosquillas de San Isidro: tontas (pintadas con huevo, pero no bañadas), listas (bañadas con una cobertura de azúcar y limón), de Santa Clara (con un merengue seco y de color blanco) y francesas (que tienen un rebozado de almendra picada). Del mismo dueño son La Santiaguesa (en la calle Mayor, con barra para tomar un café) y la Tahona (en la calle Hortaleza, especializada en distintas clases de panes). El Horno San Onofre también está en el Mercado de San Miguel e incluso en la ciudad japonesa de Nagasaki.

5 comentarios:

Justo dijo...

Está todo buenísimo, pero se pasan con los precios, incluido el del pan. Cuando vivía en Chueca, dejé de comprar allí las barras, porque día a día parece que no, pero...

Ahora, en Cuatro Caminos, tengo una también a tiro, en la calle Hernani, aunque no voy mucho: pero lo mismo me animo a probar los roscos que dices.

(¡¡En Nagasaki!!)

Uno dijo...

No es la época, pero mis torrijas preferidas son las de la Santiaguesa.
Claro que no he probado las torrijas de Nagasaki.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, es un clásico, como "La Duquesita", como otros, de los que quedan muy pocos. Es algo caro, sí, no es para todos los días, claro, pero nunca escatiman calidad, tampoco. Yo soy poco de dulces, así que visitas contadas, pero gloriosas...
Por cierto, la foto "la soledad del pescador" me encanta.
Abrazos

pe-jota dijo...

Esto es un escándalo !!!!!, y como me engordo de sólo leerlo.

JOSÉ ÁNGEL HIDALGO dijo...

Bueno, Deme, es allí donde compro mi bozcocho de chocolate. Le doy la razón a Justo en cuanto a los precios.
Y como nos han cerrado Los Andes, pues voy a comprar de vez en cuando allí el pan.
Saludos.