jueves, 29 de abril de 2010

Un profeta

"Es la historia de un hombre que llega a una posición que nunca habría alcanzado de no haber estado en prisión", dice el director de esta película, Jacques Audiard (París, 1952). Drama carcelario, con árabes y corsos buscando su sitio y su trozo de poder tras las rejas (y dando instrucciones para los trapicheos fuera de ellas), es la historia de una extraña amistad: Malik, un muchacho que comienza su carrera delictiva (incluso dentro de la cárcel) para buscar la protección del mafioso Luciani y, finalmente, aprovecharse del terreno de influencias que se ha ido ganando. Gran triunfadora de los premios César del cine francés últimos (consiguió 9 estatuillas, entre ellas mejor película y director), también obtuvo en los Premios del Cine Europeo el galardón al mejor actor para el debutante Tahar Rahim que consigue hacer evolucionar su personaje de pequeño a gran hombre con una sutiliza impresionante, acompañado del estupendo Niels Arestrup (Cita con Venus). El cine de Audiard (Lee mis labios, De latir mi corazón se ha parado), está ocupado por personajes en proceso de autoeducación: aquí nos habla de la llegada de un nuevo tipo de gánster, un profeta de los nuevos métodos de terror y venganza.

11 comentarios:

Uno dijo...

Es larga, porque es larga pero me encantó. Y el actor, como dices, evoluciona sin que lo percibas hacia otra persona con una naturalidad apabullante. Llena de pequeños grandes detalles, de escenas que son una mirada, una actitud. Espléndida. ¿He dicho que es larga, pero larga?

Mery dijo...

Estaa recomendación la tomo muy en cuenta. Alguien me avisó de que era magnífica pero casi la había echado al olvido.
Gracias
Un abrazo

Champy dijo...

Bocanada de frescura que convence, que reivindica, que nos grita que el CINE sigue, a pesar de Hollywood....

Chingona.

2046

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Ya la has visto.Muy acertado análisis, a mi ya sabes que me encantó. Rahim está que se sale, y es curioso, en las entrevistas de los Bafta's es un tipo risueño, casi, un actor muy joven, con no demasiada experiencia previa, maravillosamente dirigido, que no llega a créerse el papelón que ha incorporado, y le dieron el premio al mejor actor europeo...
La cárcel como redención heterodoxa
, como agencia subterránea de un "Inem" paralelo, me gusta ese análisis de Audiard...En Cannes, cuando ganó y le entrevistaron en el telediario, cortaron un poco la entrevista, porque Audiard estaba nervioso, envarado, y se puso a soltar proclamas árabes:-). A mí me encantó, tal vez, sí, con quince minutos menos hubiera sido completamente redonda. Arestrup está que se sale también, la música, la fotografía. todo...
Besotes

senses or nonsenses dijo...

un poquito larga, pero a mí me gustó mucho. mucho más que La cinta blanca, que le arrebató la Palma en Cannes.
...de La isla interior intentaré medir mis palabra, aunque ya dejé en el blog de Justo una crítica feroz.

un abrazo.

Aventurer@ dijo...

Se que hay buenas críticas de El profeta, pero despues de ver a Malamadre...hasta ahora no me apetecía verla. Deme, después de leerte me anime. Un saludo.

babel dijo...

Me gustó, creo que es de lo mejor que se seleccionó para los Oscar junto a la de Haneke. Es para verla de nuevo, porque tiene detalles imperdibles. Si alguien dijo que los dramas carcelarios son todos iguales, que vea este y se convencerá que se puede hacer algo diferente sobre los mismos parámetros. El cine francés, superándose...

Un saludo!

pe-jota dijo...

Veo que la recomendación llegó a buen puerto.

http://bajoelsignodelibra.blogspot.com/2010/03/un-profeta-de-jaques-audiard.html

marichuy dijo...

Amé cada secuencia, cada mirada de Tahar Rahim (Dios bendiga a la madre que lo parió). Un film duro que golpea de frente; intenso y cero edificante, y sin embargo, que deja un espacio para poesía en su factura final. Un film tejido como filigrana, completo, redondo. Y qué decir de la mirada de Malik, quien pese a convertirse en lo que se convierte, aún conserva un dejo de inocencia. Y no estoy de acuerdo con algunos críticos que la han llamado "El Padrino Moro de Audiard"; nada que ver, Un Prophète es más cercano al polar francés que al cine gansteril hollywoodense. Tahar Rahim, me resultó un actor sorprendente. Ojalá la pueda ver pronto en el cine, pues la versión de internet por más correcta que sea, jamás podrá compararse a la experiencia que significa ver un film en pantalla grande.

Saludos desde México.

Justo dijo...

Larga, pero sobra poco. A mí también me gustó bastante más que La cinta blanca.

Recuerdo escenas impresionantes: cuando cree que está herido en el coche, no sabe si le mana sangre; cuando monta en el avión por primera vez...

Tahar está increíble...

De Audiard había visto una película muy curiosa: Un héroe muy discreto, con Mathieu Kassovitz.

jordicine dijo...

Me pareció una buena película con un final extraordinario. Muy realista y con un mensaje claro. La cárcel puede empeorarte todavía un poco más. Un saludo, EL DEME.