domingo, 17 de febrero de 2008

Muji y Álvarez Gómez

Dos de mis tiendas favoritas de Madrid. Muji , Fuencarral 36-38, productos de calidad sin marca japoneses (material de oficina y escritorio, ropa, decoración del hogar, cosas para la cocina, frasquitos para meter líquidos en los viajes, jabones, cajas, velas, papel origami para hacer figuras, neceseres para el baño). Objetos prácticos, funcionales y sobrios, de buena calidad y buen diseño. Después de sus tiendas en Londres y París y las dos de Barcelona, por fin llegan aquí estos productos con precios ajustados y agradables a la vista.
Y Álvarez Gómez, Serrano 14 (y otras direcciones). En 1899 los fundadores de esta perfumería, oriundos de León, deciden trasladarse a Madrid para vender sus cosméticos y elixires. Es en 1912 cuando nace su célebre Agua de Colonia Concentrada de flores, plantas y esencias mediterráneas (limón, romero, lavanda, geranio, eucalipto, tomillo, espliego) que produce una sensación de frescor y bienestar muy agradables. Para el baño tienen otra rebajada en alcohol y con la fragancia más suave. Su jabón de glicerina y avena ultracremoso tiene lógicamente el toque de la colonia. Y son estupendas las toallitas impreganadas de perfume para refrescarse en los viajes.

4 comentarios:

Anna dijo...

No conocía la de Alvarez Gómez, pero en cuanto pase por Madrid haré una visita a este sitio. Me encantan los lugares "direfentes". Los olores de "siempre" pero con toques exclusivos...

Por cierto...a mi padre también le dicen "el Deme"...y hasta ahí puedo leer!!!

Besos viajeros!!!

PEDRO JORGE HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

Creo que compartimos algunas manías, Deme. Yo puedo perder horas en papelerías (stationaries, se dice acá).

milunae dijo...

En este mundo donde hay olores muy desagradables (el metro a la 8 de la mañana) o demasiado sofisticados y carísimos, la colonia de Alvarez Gómez es aire fresco y nos lleva a los domingos de Retiro y barquillos de la infancia.
Son un lujo este tipo de establecimientos antiguos en Madrid ya que cada vez quedan menos.

El Deme dijo...

El aroma de Álvarez Gómez es uno de los olores de Madrid.
Milunae, has sabido entender el sentido de la entrada: las sensaciones de las cosas pequeñas auténticas, que quedan escondidas entre tanta oferta de hoy...