martes, 19 de febrero de 2008

Hacia rutas salvajes

En 1992, el brillante estudiante de 22 años Chris McCandless apareció muerto en un autobús abandonado en mitad de un bosque de Alaska. Durante dos años había recorrido los rápidos del Gran Cañón y el desierto de Arizona después de haber roto sus documentos, donado su dinero y dejar la casa de sus padres sin despedirse. 6 años más tarde aparece una novela escrita por Jon Krakauer sobre la odisea de este joven idealista, material que entusiasmó a Sean Penn para realizar su cuarta película como director. Através de los encuentros con personas que fue conociendo en su aventura (una pareja de hippies maduros, un grupo de agricultores, un anciano solitario que no sale de su taller) el héroe o el ingenuo (según le van saliendo las cosas) explica su manera de ver el mundo y lo remarca en los diarios que se encontraron con su experiencia vivida. Maravillosa la interpretación de Emile Hirsch y fascinante la banda sonora entre las que destacan las canciones de Eddie Vedder (ex Pearl Jam), esas melodías con sabor a folk de camino. La obsesión por el peligro y el disfrute feroz de la naturaleza y el individualismo enfrentado a la necesidad de compañía llenan la película de este viaje arriesgado y extremo.

4 comentarios:

PEDRO JORGE HERNÁNDEZ GONZÁLEZ dijo...

Dos cosas motivan a verla. Que la dirija Sean Penn y tu reseña.

Saludos

Ricardo Soares dijo...

quero mirar logo esta pelicula de sean penn...quanto a tropa de elite, sim eu a vi...
mira o que hable sobre esto no link abajo...

http://todoprosa.blogspot.com/2007/10/prometo-prometo-prometo-que-no-serei.html

saludos

Anónimo dijo...

Hola Deme ya sabes que yo no voy al cine a no ser que te quedes con tus sobrinas.

Felipe Sérvulo dijo...

Lo ha visto, pero me has animado hacerlo.
Abrazos.