lunes, 6 de septiembre de 2010

El alma de la ciudad

Cuatro peregrinos recorren el camino de Santiago, uno de ellos es Blasco Jiménez, un clérigo nacido en Ávila, que pasó por la Escuela de Toledo y luchó contra los moros en Sevilla. Y que recuerda su vida: en pleno siglo XII, reinando en Castilla Alfonso VIII llegó a la ciudad de Plasencia y se convirtió en la mano derecha del obispo de la ciudad y una autoridad local, participando en la creación de un modelo de ciudad, una sociedad con pilares de justicia y rectitud que, finalmente, acabarían por destruir lo edificado. "Los infinitos rodeos del corazón humano son siempre consecuencia de un amor equivocado: el amor al dinero, a la gloria, al poder, al placer en sus innumerables formas, a las comodidades y a uno mismo. Cuando esto degenera en desorden, se olvida el camino que conduce a la verdadera ciudad de Dios." Y esto es lo que le pasa al pobre Blasco, que tiene unos problemas de conciencia tan grandes por cometer errores (que no es otra cosa que sobrevivir en un mundo en guerra) que tras huir de Plasencia, regresar a Coria a devolver una cosa que había robado, como si de una parábola del hijo pródigo se tratara su vida, el autor de la novela, el licenciado en derecho y sacerdote Jesús Sánchez Adalid (Don Benito, Badajoz, 1962), le hace confesión y penitencia.

7 comentarios:

Champy dijo...

Cosas extrañas.....todo lo referente al Camino me parece mágicamente atrayente, ese misticismo tan humano me produce...intriga?
Así como todo lo relacionado a la religión y a la fé me produce incredulidad.
Creo en el hombre como ejemplo de una humanidad máxima creación, en el humano que se equivoca y esconde, que se equivoca y falla. Ah pero que no me fallen a mi porque tons ya le pierdo el interés.
Yo tambien soy humano.

2046

pe-jota dijo...

Bastante penitencia es esta vida, en la que apenas pequeños destellos de luz nos dan un poco de calor, tal vez si aprendiéramos a vivir, a sentir el día a día, sabiendo y reconociendo lo que realmente importa podríamos ser un poco más felices.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Para que luego digan que nuestra historia no ofrece novelas y películas...
Seguro que comentarás antes que yo Lope. Veremos qué han hecho.

Lola Mariné dijo...

La Historia siempre es interesante, aunque lo que tenga que ver con la religión no me entusiasma, pero es dificil desligar lo uno de lo otro, sobretodo en el pasado.
Saludos.

Champy dijo...

Como que entiendo con Lola!!

2046

Uno dijo...

Con la iglesia hemos topado. Tengo un cierto empacho del Camino.

senses and nonsenses dijo...

llega ahora un documental -me he acordado- un film de cuatro inocentes que consiguieron salir del corredor de la muerte, y deciden hacer el Camino de Santiago.

un abrazo.