miércoles, 23 de julio de 2008

La Catedral del Mar

(Ildefonso Falcones, 670 páginas). La Barcelona entre 1320 y 1384 y la vida de Arnau Estanyol, que pasa de siervo de la tierra a Barón de Cataluña en una difícil vida con el telón de fondo de la construcción de la Iglesia de Santa María del Mar (duró 55 años y según su autor, Berenguer de Montagut, es el vivo ejemplo de lo que los catalanes necesitan en un templo: menos decoración y mucho espacio y luz). La profesión de cambista le permite ir ganando dinero y conociendo otras maneras de entender la fe: judíos o moros. Y mientras tanto, la Inquisición castigando a unos y otros por cualquier pretexto, en un mundo donde existe el derecho del señor de yacer la primera noche con la novia que se case en su feudo. Y la guerra del rey Pedro III de Aragón por conquistar el Rosellón o el intento del otro Pedro, el Cruel, rey de Castilla por invadir Barcelona. En la novela hay dos historias: la de los acontecimientos y la del día a día de Arnau, que va descubriendo el precio de la libertad, la huella de la muerte (la peste), las luchas corporativas de los obreros por conseguir derechos, la mirada consoladora a la imagen de una Virgen, o la redención que el trabajo produce. Es un tocho, pero si se lee como un thriller medieval, es agradable, hay muchas conspiraciones y sorpresas. Una novela que te lleva a otra época, que te hace pasear por unas calles que ¿aún existen?.

5 comentarios:

jordicine dijo...

Lo leí el año pasado. Me encantó, de verdad. Estoy esperando a ver si saca algo más. Y, conociendo Barcelona, todavía se hace más interesante. Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Reconozco que no he leído esta novela, a pesar de tanto Pedro que hay en ella, según dices...

pe-jota dijo...

Tal vez sea el hecho de ver a tantísima gente leyéndola, lo que me ha generado un cierto repelús, aquí es una especie de invasión.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Bueno, todas las calles no pero, Santa María del Mar se mantiene intacta, y es mi iglesia favorita cuando estoy en Bcn, todo lo que la rodea, y bueno, es una iglesia muy tranquilita, y muy bella. No he leído el libro, pero parece muy interesante.

bardinda dijo...

Todavía no lo he leído, espero hacerlo antes de que acabe el verano.

Las fotos son preciosas.

Un saludo