miércoles, 6 de octubre de 2010

Éfeso

Llegamos a Kusadasi, que es una ciudad con playa y puerto al mar Egeo, que tiene un bello caravansaray otomano que hoy es hotel y una islita con un fuerte genovés del siglo XIV unida a la ciudad con un paseo en el que hay puestos de artesanía. Desde allí visitamos Éfeso, que en el año 1000 a.C. era una ciudad griega que rendía culto a Cibeles, diosa madre de los anatolios. Lo que se ve ahora fue fundada en el s. IV a.C. por Lisímaco y en el dominio romano fue un puerto estratégico (acababan las rutas terrrestres de oriente). En la época cristiana fue sede de importantes concilios (s.V). Es maravilllosa la biblioteca de Celso (una de las más imprortantes de la antiguedad), construida entre 114 y 117 a.C. y con las imágenes de la sabiduría, la virtud, el intelecto y el conocimiento en su fachada. Hay un teatro, una puerta con relieves de Hércules, un templo dedicado a Adriano y mosaicos en pisos de casas señoriales. Cerca de allí se encuentra la basílica de San Juan Evangelista (s. VI construída por Justiniano sobre la tumba del s. II perteneciente a dicho santo) y la Casa de la Virgen (según la tradición cristiana, Juan trajo consigo a María a Éfeso en el año 57 d.C. y aquí pasó sus últimos días en una modesta casa de piedra). De nuevo en la noche de Kusadasi, un zumo de granada en una terraza de sus animadas calles.

4 comentarios:

Uno dijo...

Qué cosas tienes Deme, ¿Me vas a decir tu a mi ahora que la señora doña Cibeles es anatolia?
Demasiado zumo de granada.
Un abrazo y mucha envidia.

Lola Mariné dijo...

Efeso es una maravilla. Y parece increible lo bien conservado que está; es facil imaginarsela llena de gente en su época.
Saludos.

pe-jota dijo...

envidia me está dando, ahora mismo me iría de viaje

Camy dijo...

Deme ¡qué viaje!.
Son entradas, las de este viaje, a las que acudiré de vez en cuando.
Curiosamente pienso a veces que estoy viendo todo cuando describes.
Un beso
PD Cuando cambies el blog espero que me tengas en cuenta...