miércoles, 8 de octubre de 2008

Sangre de Mayo

La nueva película de José Luis Garci nos habla de los sucesos acontecidos en el Madrid de hace dos siglos cuando manolos y chisperos se ganaban la vida en imprentas, pañerías, ultramarinos, tabernas, herrerías y conspiraciones políticas. Gabriel (Quim Gutiérrez) está enamorado de Inés (Paula Echevarría), pero ésta trabaja confeccionando camisas para un comerciante que la pretende en matrimonio. Mientras tanto, en la Puerta del Sol, a la sombra de la fuente de la Mariblanca, el pueblo se alza con cuchillos y palos ante los franceses, que han invadido el trono y la vida cotidiana. Basada libremente en un par de capítulos de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós, la cinta no es otra cosa que un homenaje a Madrid, ese pueblo que sufre y se lamenta cuando le hieren, un Madrid recreado maravillosamente en estudio por el maestro Gil Parrondo (ese Arco de Cuchilleros por donde dejan su triste huella los mamelucos a caballo) y fotografiado con una luz dorada como postal sepia por Félix Monti. Lo mejor de ésta y de casi todas las películas de Garci son los secundarios: Manuel Galiana, Enrique Villén, Tina Sainz, Natalia Millán, Paco Algora y un Carlos Larrañaga pasado de rosca haciendo de actor exagerado. Sólo apta para los amantes del cine literario (los personajes dialogan hasta en las escenas de griterío de multitud). Garci coherente con su estilo y el amor a su ciudad.

6 comentarios:

Justo dijo...

¡Al final has sido el primero, Deme!

Qué buena y concisa reseña, en tu estilo habitual. Y me encanta tu comedimiento, el intentar siempre ver el prisma al completo: si hay algo que no me gusta es un crítico visceral, que intenta llevar a todos a su terreno. En tus comentarios hay toda una filosofía de la vida.

pe-jota dijo...

Garci, Garci, .......digamos que no es santo de mi devoción.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

¡Albricias,la viste! Bueno, Gil Parrondo tiene un oscar, y un arco de Cuchilleros en estudio, jopeles...
Opino lo mismo que Justo, tus críticas, recuerdan al mítico Alfonso Sánchez (supongo que serás mucho más guapo, eso sí), un amante del cine cien por cien, que según me contaban, siempre invitaba a ir a ver cine, simplemente, que es la gracia.
Besotes.

JAVI DE JAEN dijo...

Es normal que Garci esté enamorado de Madrid, ¿quién no? bonitas fotos.

jordicine dijo...

Son aquellas cosas que no sabes porqué pasan, pero son. No puedo con Garci y todo lo que le rodea. Pero hay que ver lo que hace, está claro. Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A Garci ya sólo lo voy a ver precisamente por eso, por los secundarios.