viernes, 13 de marzo de 2009

Regreso al hogar

Harold Pinter (1930-2008), dramaturgo británico, fue Premio Nobel de Literatura en 2005. Es uno de los representantes de lo que se denominó "teatro del absurdo", donde una situación aparentemente inocente es amenazada por la conducta extraña de un personaje. Un teatro donde reina un mundo amenazante que surge de la contradicción de la sociedad (obsesiones, celos y odios). En Regreso al hogar, escrita en 1964, asistimos a los crueles y sádicos diálogos entre un padre y tres hijos y el elemento perturbador que supone la llegada de la mujer del hijo que vive fuera. Dirigira por Ferrán Madico y como si de una especie de Estudio 1 de lujo se tratara (textos contundentes, personajes hieráticos, continuas situaciones de tensión, decorado realista), desfilan por la sala pequeña del Teatro Español un Manuel de Blas en estado de gracia (gruñón, divertido, maniático, perro rabioso) y un elenco compuesto de Tristán Ulloa, Sergio Otegui y Julián Ortega (los hijos), Ricardo Moya (el hermano) y Ana Fernández (la nuera, en un misterioso papel en el que mezcla pudor y lujuria a partes iguales). Obra enigmática sobre la lucha por el poder en la familia, examina las relaciones entre las personas sin emitir un juicio moral. ¿Lo que ocurre en escena pasa o está en la imaginación de los personajes?.

4 comentarios:

Belén dijo...

El teatro del absurdo puede ser difícil de ver o entender, pero cuando te habitúas es lo mas divertido, por dios!

Besicos

Mery dijo...

Es una de mis obras pendientes.

@ELBLOGDERIPLEY dijo...

Ví una versión en París (queda muy bien decirlo, porque no sabía que después me serviría para varios comentarios), aunque no me enteré mucho, por eso, entre que es absurda, y hablaban muy rápido:-). Se llamaba "Le Retour", de padre hacía Jean Pierre Marielle (que es un poco como el Fernán-Gómez francés), de nuera Marie Trintignant, y de hijo Guillaume Depardieu (tristemente desaparecidos después). La obra, me pareció complicada, ahora que lo pienso, puede ser que entendiera el francés, pero no la obra del todo, ¿Creo que el padre tenía relaciones tb. con la nuera o así, no?
Ana Fernández tiene que estar muy bien de nuera, y Manuel de Blas es muy bueno en teatro, proyecta muy bien la voz.
Si puedo iré a verla, espero que no la quiten, porque creo que la han estrenado hace poco.
Muchos abrazos (no rotos).

pe-jota dijo...

Muchas veces he pensado que el teatro del absurdo es el más verista, sólo tenemos que analizar los acontecimientos que nos ocurren a lo largo del día y comparar.